Blog
Ago 11

Juan Cuarterola Premio Turismo 2020

Entrevistamos a nuestro compañero Juan Manuel Sánchez Contreras, más conocido como Juan Cuarterola, recientemente galardonado por el Ayuntamiento de Lepe (Huelva) como uno de los Premios Turismo 2020.
El consistorio lepero reconoce públicamente su trabajo y labor desarrollada en favor del desarrollo turístico de la localidad y su entorno.
La Asociación Española de Greenkeepers se siente orgullosa de este gran compañero, Premio Greenkeeper en el año 2013. Siempre generoso y participativo, Juan ha sido durante años Delegado de su zona, también fue miembro de Junta Directiva y siempre asiste al congreso con ilusión.

Juan ¿Cómo te has sentido al conocer la concesión de este galardón?

Me siento muy contento y agradecido. El día que recibí la llamada a primera hora de la tarde del alcalde de mi pueblo, para comunicarme la noticia, no daba crédito al mensaje que estaba recibiendo en ese momento. Ha sido algo muy gratificante ya que, a pesar de la situación por la que estamos pasando actualmente y que afecta principalmente a uno de los motores más importantes de la economía en España como lo es el turismo, este reconocimiento aporta una gran motivación y ganas de seguir luchando por el turismo de nuestro país.

¿Cuál  crees que ha sido la clave para recibirlo?

Imagino que será por el tiempo que llevo dedicado al sector turístico, en el que comencé a trabajar hace 30 años como Greenkeeper en el campo de golf de Islantilla Golf Resort, un gran campo compuesto por 27 hoyos ubicado en la costa de Huelva, entre los municipios de Lepe e Isla Cristina.

¿Sientes el cariño de la gente de tu comarca?

Siempre he sentido el cariño y el apoyo de la gente que me rodea. Tengo muchos conocidos en el sector turístico y en el sector agrícola, siempre dispuestos a echarme una mano cada vez que necesito su ayuda.

¿Crees que el golf es conocido y querido en tu zona?

Sí, junto con la hostelería, son dos motores económicos que van de la mano, ya que atrae turismo local y extranjero, algo muy importante en nuestra zona. Siendo esto una fuente de ingresos importante en la provincia de Huelva.

¿Crees que se podría hacer algo más para fomentar el golf en tu zona y a nivel nacional? ¿Cómo promoverías el juego del golf en tu zona?

Creo que es una asignatura pendiente por parte de las administraciones, se debería fomentar en los colegios como un deporte más común como puede ser el fútbol, voleibol, tenis, pádel, etc.

Hay que destacar que en el colegio ubicado en La Antilla (CEIP Las Gaviotas) se empezó a desarrollar una actividad muy interesante para que los niños pudieran disfrutar del golf en su horario de educación física.

¿Cómo crees que se puede fomentar la unión y la armonía entre los compañeros desde la Asociación?

En nuestra asociación siempre he visto mucha unión y compañerismo. Fui vicepresidente y secretario durante muchos años, con mi compañero Paco Carvajal como presidente, por lo que me siento muy orgulloso por el trabajo llevado a cabo en todo momento en defensa de nuestros asociados.  Nuestros objetivos eran fomentar la asociación trayendo a los mejores ponentes para obtener la máxima información y aprendizaje para nuestros asociados

¿Sientes el cariño de tus compañeros?

Siempre me he sentido uno más en cualquiera de las legislaturas que han llevado las riendas de la AEdG.

¿Cómo empieza tu relación con el mundo del Greenkeeping?

Fue muy curiosa ya que yo venía de una empresa familiar, siendo una de sus actividades el movimiento de tierra. En el año 1989 nos subcontrata la empresa Golden Fairway Española encargada de la construcción de campo de golf Islantilla, ahí comienza toda mi relación con el mundo del golf y el turismo.

¿Qué papel crees que juega la figura del Greenkeeper en el sector del golf?

El Greenkeeper es esencial dentro del golf, ya que es responsable de todo lo que conlleva el mantenimiento del campo, elaborando presupuestos que en muchas ocasiones no son nada acordes con el estado que desean los socios en sus campos, en muchas ocasiones tenemos que hacer hasta malabares para poder llegar a los objetivos, coordinación con tus mecánicos, fontaneros, jardineros, etc.

Sobre el Greenkeeper recae una responsabilidad mas allá de la valorada por el club en la mayoría de los casos, pero es un trabajo que todos los compañeros amamos y tratamos de mimar como si se tratase de un hijo pequeño.

¿Qué aspectos valoras más en el estado de mantenimiento de un campo: dureza y velocidad de los greenes, cómo reciben la bola, estado de los bunkers, altura del rough…?

Cualquier Greenkeeper querría cumplir con todos estos conceptos. A veces no se puede porque el presupuesto asignado no es suficiente, por no tener el personal necesario, porque los greenes son demasiado antiguos, por la calidad del agua… Puesto a valorar, me centro en mantener en perfectas condiciones los greens, principalmente en dureza y velocidad.

Así mismo, ¿Cuáles crees que son los más valorados por los jugadores de hoy en día en nuestro país?

En nuestro país hay muy buenos campos, aquellos que tienen un buen presupuesto para el mantenimiento, campos muy bien cuidados, buenos diseños, una buena plantilla, así como un buen Head Greenkeeper.

¿Cómo es tu equipo? ¿Cómo lo gestionas?

Bueno, tengo que decir que puedo gozar del gran equipo humano que tengo en Islantilla, encabezado por nuestra Greenkeeper Esther Granado, que es la encargada de gestionar la salud de la planta y planificar las tareas del campo según las  previsiones y tareas observadas del día anterior. Para mí el equipo humano es lo más importante junto con una buena gestión en el mantenimiento, la mayoría de la plantilla de mantenimiento del golf está compuesta por compañeros que están conmigo desde los inicios.

¿Cómo pueden colaborar las distintas instituciones para mejorar el sector del golf?

Como bien he dicho anteriormente, las instituciones deben apostar más por el golf, por su vinculación al sector turístico, por la creación de empleo, por la riqueza que genera en la zona, por el consumo de dióxido de carbono ya que una hectárea de cespitosa puede absorbe 5000 metros cúbicos, mejorando ambientalmente nuestro planeta.

¿Cómo crees que un greenkeeper puede mejorar la percepción del golf por el público en general?

Un Greenkeeper mejora la percepción del golf mostrando que una de sus fuentes de riqueza es el cuidado con la naturaleza, de su hábitat. Como demostrar que un campo de golf, hoy día, con las nuevas variedades de hierbas y tecnologías, no consume tanta agua como algunos piensan.

Dada tu trayectoria y experiencia, ¿Qué camino les aconsejas a los compañeros ante la cantidad de retos presentes?

Siempre que algún compañero me ha solicitado información al respecto se lo he dicho bien claro, el trabajo del Greenkeeper es muy sacrificado y no hay horas ni días de fiesta, tienes que considerarlo como si se tratase de un bebé que tienes que cuidar.

¿En qué nivel situaría el mantenimiento de los campos españoles?

Bueno, hay muy buenos campos en España y muy bien cuidados, todo influye, un buen presupuesto, un buen diseño, equipo humano… pero siempre lo digo, todo va relacionado con el presupuesto.

¿Dirías que el mundo del golf sigue sufriendo crisis?

Ahora más que nunca con la pandemia mundial que se está viviendo el sector turístico, siendo uno de los más afectados.

¿En que te puede ayudar la AEdG como profesional?

La asociación ya nos ayuda a todos los profesionales del sector asociados a ella, con la organización de congresos, ponencias, seminarios, artículos que nos encontramos tanto en la web como en la revista. Invito a todos los que no estén asociados, que lo hagan, ya que detrás de todo esto hay un equipo humano que trabaja sin descansar por y para la asociación.

Agradecimientos y menciones. 

Pues tengo que agradecer a toda mi familia por el apoyo y por el tiempo que les robo a ellos para la dedicación  al campo, que lo consideramos como parte de la familia. Creo que, como todo Greenkeeper, la dedicación a su campo para que sea de los mejores.

Agradecer a la familia Hernández  de Mercado, que fueron los propietarios de Islantilla Golf Resort, por apoyarme todos estos años, a mi mentor José Canales por haberme formado y haber confiado en mí durante todos esos años que estuvo en Islantilla,  así como no me puedo olvidar de su padre, Enrique Canales, diseñador de Islantilla. Aun recuerdo cuando padre e hijo fueron a hablar con mi padre para convencerlo de que me quedara en Islantilla como Greenkeeper, algo que tengo que agradecer toda la vida.

Leave a reply