Blog
Dic 02

Crónica del 42º CONGRESO ANUAL AEdG

Había ganas. Vaya si las había. Desde que la Junta Directiva de la AEdG denominó a esta edición t, todo giró en torno a esta idea… y en todo momento estuvo presente.

Alegría, abrazos, apretones de manos (o choque de puños), sonrisas bajo la mascarilla, de todo hubo y casi siempre con un “¡Cuánto tiempo!” en el saludo. Muchas ganas de volver a verse, de volver a compartir anécdotas, recuerdos, chistes, comentarios sobre esas cosas de las que nadie habla, pero todos saben, de comentar la más reciente prueba hecha en el campo o el último invento incorporado al día a día. En fin, muchas ganas de reencontrarse con amigos y colegas a los que algunos hacía tiempo que no veían.

Todo empezó el lunes temprano en el Real Club Guadalhorce Golf cuando una representación de los asistentes al congreso disputó el tradicional torneo de golf, una gran ocasión de disfrutar de un buen campo de golf así como de observar muy de cerca el trabajo de un compañero, en este caso de Gonzalo Navarro.

Al concluir la jornada, dos jugadores inscribieron su nombre como ganadores del campeonato, José Ángel Sánchez y Víctor Wood en primera y segunda categoría respectivamente, mientras que otros compañeros como Francisco García López, Pablo Lizano Miguel-Sin, Juan Francisco Mena, Juan Manuel López-Bellido, Andrés Nieto y José Fernando Marín obtenían meritorios ‘Top 5’.

Tras la competición llegó el primero de los momentos de confraternización del congreso durante el cóctel y la entrega de premios del torneo, en esta ocasión desarrollado contando con el apoyo de Riversa y Reale Seguros. Las risas, las bromas y los “la pegué perfecta… pero hice siete” volvieron a inundar un post-torneo dos años después, un aperitivo perfecto para el evento que empezaría a la mañana del día siguiente.

El martes temprano la cola de asistentes al congreso salía del Palacio de Congresos de Marbella y llegaba a la calle. Había ganas. Muchos querían estar disfrutando la jornada desde primera hora y tanto los organizadores como las azafatas no daban abasto. Poco a poco el área del salón comercial se fue llenando y los primeros acreditados curioseaban por los stands de las empresas colaboradoras y por las mesas esperando el inicio de la primera de las mesas redondas, un formato que a lo largo de las dos jornadas fue alabado por su dinamismo y efectividad a la hora de transmitir conceptos.

Un poco después de las diez de la mañana daba comienzo la primera mesa denominada ‘Diseño, Construcción y Medio Ambiente’, enfocada en el diseño y construcción de nuevos campos de golf desde la perspectiva de la sostenibilidad. Moderado por el presidente de la AEdG y head greenkeeper de Finca Cortesín, Ignacio Soto, contó con destacados profesionales como los arquitectos de campos de golf Cabell Robinson, Marco Martín y Manuel Piñero (también ex-jugador profesional de golf) y los ingenieros Luis Cornejo, cofundador de SURTEC, Alejandro Reyes cofundador de TAS y Paco Arce, cofundador de Acttua Golf Services. Todos ellos expusieron sus opiniones y experiencias acerca de los variados proyectos en los que han trabajado y en ciertos momentos de la mesa se establecieron interesantes debates que animaron la mañana.

 

Tras la mesa, una pausa para el café. El salón comercial ya estaba a pleno rendimiento y las casas comerciales recibían a los greenkeepers con la mejor de sus sonrisas y con muchas ganas de mostrar sus más recientes novedades, de “presentarse en sociedad” (algunas era la primera vez que acudían al congreso) o, sencillamente, de volver a reencontrarse con clientes, amigos y compañeros.

Maquinaria, riego, semillas, tepes, fertilizantes, humectantes, productos orgánicos… todo lo habitual que maneja un greenkeeper en su día a día, junto a varias opciones de nuevos productos y servicios, se daban cita en un salón comercial que bien merecía un paseo con calma.

Lo que se podía captar en esa vuelta al ruedo puedes verlo aquí:

La segunda mesa redonda, ‘Claves de iluminación y uso de superficies híbridas en estadios de fútbol’, estuvo dedicada a los groundsman que desarrollan su trabajo en campos de fútbol. Moderada por Pedro Fernández-Bolaños, coordinador para la calidad de los terrenos de juego de La Liga, contó con la participación de los experimentados groundsman Eduard Rovira, director técnico de la empresa Royalverd y Antonio Blanco, director técnico de los terrenos de juego del Real Valladolid C. F., así como los ingenieros Xavier Tordera, área manager de SGL y consultor FIFA, y Marc Vercammen, director de GrassMax Systems. Todos ellos compartieron su experiencia en el uso y desarrollo de unos elementos que ya forman parte de muchos de los más importantes rectángulos de juego facilitando sus exigente labores de mantenimiento.

Tras esta mesa, el almuerzo en el propio salón comercial facilitó nuevamente que fluyera la interacción entre greenkeepers y casas comerciales. Cervecitas y copas de vino, berenjenas y cazón, croquetas y pinchitos, todo ayudaba a mantener el ritmo para afrontar una tarde en la que esperaban una nueva mesa redonda, así como le cena de gala de la asociación.

Muy esperada por los asistentes al congreso, la mesa redonda ‘Visión estratégica de la preparación de torneos’ no defraudó. Moderada por Pablo Muñoz, socio fundador de Surtec Golf Agronomy, sentó a los head greenkeepers Adolfo Ramos (Real Club Valderrama) y Lara Arias (Marco Simone Golf Club) y a los directores de club Javier Reviriego (Real Club Valderrama) y Francisco de Lancastre (Finca Cortesín) junto a José María Zamora (director de torneos del European Tour), José Mª Cañizares, jugador profesional de golf dos veces campeón del mundo y a Pablo Mansilla (presidente de la Real Federación Andaluza de Golf). El rato exponiendo detalles sobre torneos de máximo nivel como Ryder Cup, Solheim Cup y Andalucía Masters, entre otros, se hizo corto para los oyentes ahí congregados.

Tras esta tercera mesa redonda concluyó la primera jornada del congreso en lo que a conferencias y salón comercial se refería. ¿Conclusiones preliminares? Sencillamente, que las cosas se habían hecho bastante bien y que la amplia mayoría de los asistentes estaban satisfechos de lo que estaba sucediendo. Las mesas redondas, atractivas; el salón, dinámico; la facilidad de pasar de uno a otro, insuperable. Todo ello contribuyó a que los asistentes abandonaran el Palacio de Congresos con buenas sensaciones previas a la cena de gala.

A eso de las ocho y media de la tarde, el restaurante El Gamonal bullía de actividad. Había ganas, y muchas. Una vez liberados de las tensiones de mesas redondas y stands, los asistentes al congreso pudieron relajarse unas horas en un ambiente de total camaradería, esa que surge cuando prácticamente todos los que te rodean hablan el mismo idioma profesional y no tienes que explicarles a qué te dedicas. ¿Cuántas veces no has tenido que explicar qué es ser greenkeeper o cómo es trabajar en un campo de golf? No, en esta ocasión todos lo sabían.

Tras el abarrotado aperitivo, la cena compartiendo mesa y mantel con profesionales de diversos perfiles, todos interesantes y siempre abiertos a compartir vivencias, opiniones, comentarios, anécdotas y noticias. Cuántas iniciativas profesionales o comerciales no se habrán puesto en marcha en esta cena…

Una vez terminado el postre, las sentidas palabras de Iñigo Soto, presidente de la AEdG, y de Gonzaga Escauriaza, presidente de la RFEG, dieron paso a uno de los momentos más esperados de la noche, la entrega de los galardones del 42º congreso anual de la AEdG.

Los reconocidos en esta edición fueron Mario Martínez, head greenkeeper del RCG La Peñaza, como autor de la mejor fotografía del año, Raimon Ferrer, groundsman del Levante UD, como ‘Groundsman del año’, Paco García, head greenkeeper de La Sella Golf, como ‘Grennkeeper honorífico’, y José Gómez, head greenkeeper del RCG El Prat, como ‘Greenkeeper del año’. Todos ellos concentraron los merecidos aplausos que les brindaron los asistentes antes de dar por terminada la cena de gala del congreso.

La segunda y última jornada del congreso arrancó puntualmente con la mesa redonda ‘Estrategias de gestión e implantación de especies de clima frío y cálido’, una mesa que presentaba profesionales de los dos ámbitos predominantes en la AEdG, golf y fútbol. Moderada por Javier Gutiérrez, responsable de agronomía de Acttua Golf Services, compartieron vivencias los head greenkeepers Tomás Agulló (Lumine) y Zachary LaPorte (Desert Springs Resort) junto al groundsman Carlos Venegas (Sevilla FC) acompañados por Eduardo Hardisson, fundador de Hardisson Jardinería.

Una vez concluida la ponencia, el salón comercial volvió a cobrar protagonismo al mismo tiempo que el café, algo que algunos agradecieron como estrategia para compensar los excesos post-cena de la noche anterior. Las casas comerciales se encontraban ya en la recta final de su presencia en el congreso y buena parte de ellas ya sabían que la experiencia había sido positiva y que había merecido la pena asistir con su mesa o stand… hasta el punto de estar ya planificando el congreso de 2023.

La última mesa redonda programada versó sobre ‘Microbiología beneficiosa y prácticas orgánicas en el mantenimiento del césped deportivo’, posiblemente la más técnica de todas las desarrolladas durante el congreso. Moderada por Javier Fuentes, head greenkeeper de Palomarejos Golf, participaron los greenkeepers José Ignacio Urmeneta (Golf Gorraiz) y Andrés González-Onieva (RC Puerta de Hierro) así como los asesores agronómicos George Veber (Diagram) y Luis Miguel Tarín (Fitoflor).

Terminada la última mesa, llegó el último almuerzo cuando el salón comercial daba sus últimos coletazos y más de uno había recogido ya. Despedidas, abrazos, recordatorios de lo acordado durante la jornada e incluso marcado de citas de última hora, los minutos finales del congreso previos a la Asamblea de Socios todavía dieron para mucho.

Una vez clausurado el salón comercial y las mesas redondas, tuvo lugar la Asamblea de Socios en las mismas instalaciones del Palacio de Congresos de Marbella. En ella, la Junta Directiva presidida por Ignacio Soto presentó los resultados de las acciones llevadas a cabo por la AEdG en los últimos meses, así como expuso sus objetivos a corto y medio plazo contando con el mayoritario apoyo de los presentes.

El 42º Congreso Anual de la Asociación Española de Greenkeepers ya es historia. El ‘congreso del reencuentro’, el primero que se celebra en la era-COVID, ha dejado un muy buen sabor de boca a los asistentes al evento y posiblemente marque una línea a seguir en los próximos años. Lo veremos dentro de un año.

 

Texto por Alejandro Nagy

Director golfindustria.es

Leave a reply